Advierten sobre el peligro de tragar baterías de botón

EL Centro de Control de Envenenamiento de la Universidad de Vanderbilt advierte sobre el peligro de las baterías de botón

Las baterías de botón son pequeñas baterías redondas que se encuentran en artículos tales como juguetes, tarjetas de felicitación, relojes, audífonos, juegos, y otros productos que se encuentran comúnmente en las casas durante la temporada de navideña.

Los toxicólogos del Centro de Envenenamiento de Tennessee (TPC), alojados en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, dicen que los adultos necesitan estar conscientes de que con demasiada frecuencia estas pequeñas baterías son ingeridas por niños e infantes.

En el 2014, aproximadamente 3.500 personas, en su mayoría niños, informaron que se habían tragado baterías de botón . Y cada año en los Estados Unidos, más de 2.800 niños son tratados en las salas de emergencia después de tragar las baterías de botón.

La buena noticia es que la mayoría de estas pequeñas baterías pueden pasar a través del sistema de digestión sin daño.

Pero, dicen funcionarios del centro de intoxicación, cuando una batería de botón se aloja en el esófago puede tener efectos graves y potencialmente mortales porque el cuerpo humano es un conductor y la batería producirá corriente eléctrica que comienza a quemar el tejido. Las quemaduras potencialmente mortales pueden ocurrir dentro de las tres horas de contacto.

En raros casos, los niños han muerto incluso de shock hemorrágico asociado con quemaduras de baterías de botón alojadas en el esófago, que puede quemar a través de tejidos y vasos sanguíneos principales en el cuello.

Los pacientes con baterías de botón alojadas en su esófago se quejan de dolor torácico o opresión, tos, sensación de cuerpo extraño o, en casos más graves, vómitos sangrientos.

Se recomienda una radiografía tan pronto como sea posible si se ingiere una batería de botón. La batería se visualizará en rayos X y se eliminará mediante una endoscopia o, si la batería no se aloja en el esófago, se le permitirá pasar con seguridad por el estómago y los intestinos.

“Durante las vacaciones, todos nos sentimos estresados ​​y ocupados, pero si existe evidencia o al menos una sospecha de ingestión de una batería de botón, la evaluación médica rápida debe ser una prioridad”, dijo Donna Seger, M.D., director médico y director ejecutivo del Centro de Envenenamiento de Tennessee.

La forma más segura de evitar las exposiciones es mantener los dispositivos de control de batería de litio-controles remotos, calculadoras, relojes, llaveros, velas sin llama, tarjetas de saludo musical o decoraciones, fuera del alcance de los niños.

TPC es miembro del Consejo de Prevención de Lesiones del Departamento de Salud del Estado de Tennessee, un grupo de organizaciones en todo el estado que colaboran para reducir las muertes por lesiones en Tennessee.

Si sospecha un envenenamiento, llame al Centro de Toxicología de Tennessee para recibir consejos de tratamiento. El número telefónico gratuito de Poison Help es 1-800-222-1222.

Todas las llamadas son rápidas, gratuitas y confidenciales.

Filed Under: ComunidadInformaciónNacionalesNashvilleNoticiasSalud

RSSComments (0)

Trackback URL

Comments are closed.